Ángel Huallpara Loza

Estudiante de la E.S.F.M.T.H.E.A.

WhatsApp Image 2020-05-27 at 00.18.47

El día 27 de mayo tiene un valor muy importante en el calendario festivo boliviano, puesto que en esta fecha se rinde homenaje a las mujeres como el “Día de la Madre” recordando un hecho histórico de gran importancia en el proceso emancipatorio sudamericano, debido a que en el año de 1812 un día como este, las mujeres de Cochabamba entablaron feroz resistencia en la colina de San Sebastián -a las afueras de esta ciudad-, en contra de las fuerzas realistas que venían al Mando de José Manuel Goyeneche que llegaba a pacificar definitivamente a la ciudad rebelde del valle que tantos problemas le había dado desde el 14 de septiembre de 1810 .

Es en este contexto que, el presente trabajo busca mostrar al lector como fueron desarrollándose los acontecimientos de la jornada del 27 de mayo de 1812, a la par de identificar de qué manera fue la participación popular, en especial de las mujeres cochabambinas, que cambio significativamente el curso de la historia de la Guerra de Independencia, tanto en el territorio de Charcas (hoy Bolivia), como en el de las futuras Provincias Unidas (hoy Argentina), y el cual es recordado como un justo homenaje a las madres bolivianas.

Antes de abarcar los acontecimientos ocurridos el 27 de mayo de 1812, es necesario retroceder hasta 1810, año en el cual el 25 de Mayo la capital virreinal del Río de la Plata proclama una junta de gobierno o también llamada revolucionaria que destituye al virrey Cisneros para tratar de instaurar una asamblea con representantes de todas las provincias rioplatenses para decidir el futuro de las colonias españolas dependientes de esa jurisdicción. Es en este contexto que se decide formar el Ejército Auxiliar del Norte a la cabeza del General Ocampo que tras los hechos de Córdoba será reemplazado por Antonio Gonzales Balcarce y el doctor Juan José Castelli, que continuaran la marcha al Desaguadero (Antigua frontera entre el virreinato del Perú y el del Río de la Plata).

En este trajín, la ciudad de Cochabamba enterada de los acontecimientos en la capital virreinal y el avance del ejército auxiliar, decide reconocer y apoyar el movimiento de mayo, para esto una gran masa popular se reúne en la plaza principal el 14 de septiembre de 1810, exigiendo la formación de un cabildo que preste su adhesión a la revolución. Este movimiento es encabezado por Esteban Arce, Melchor Guzmán y Francisco del Rivero, los cuales inmediatamente después de establecer el gobierno cochabambino se apresuraron a formar una milicia integrada en su mayoría por criollos y mestizos armados de los pocos fusiles que tenían y varias armas blancas, además se formó el cuerpo de Caballería a la cabeza de Rivero, la más grande en Charcas. El objetivo central de este cuerpo armado era abrir paso al ejercito de Castelli y Balcarce que venían por el sur, por lo que se dirigieron rumbo a Oruro para ocupar esta ciudad y así frenar el avance de Goyeneche y su ejército que iban a reforzar las fuerzas de Vicente Nieto[1].

WhatsApp Image 2020-05-27 at 00.20.36
Retrato de Esteban Arce, principal cabecilla del levantamiento de Cochabamba

De esta manera se dio la batalla de Aroma el 14 de noviembre de 1810, en la cual los cochabambinos al mando de Esteban Arce derrotaron a las fuerzas realistas de Piérola que logró abrir paso a Castelli a Oruro y La Paz. El triunfo de Aroma significo para las páginas de la historia, un triunfo popular, puesto que fueron hombres que no poseían preparación militar profesional los que derrotaron a un ejército mejor armado y entrenado. Pese a esta situación, Castelli nunca tomo en cuenta a Rivero o algún cochabambino dentro de su Estado Mayor, es más a vísperas de la Batalla de Guaqui relegó a estos a la retaguardia, un error que pagaría más adelante, puesto que mando al mejor cuerpo de caballería a un espacio en el cual no podrían desempeñar ninguna función crucial[2].

WhatsApp Image 2020-05-27 at 00.23.21
Ilustración de la Batalla de Aroma

Tras la derrota de Guaqui, y mientras lo que quedaba del ejército auxiliar se desbandaba rumbo a Chuquisaca, tanto Arce como Rivero se dieron cuenta que se encontraban a merced de Goyeneche, por lo que decidieron retroceder a Cochabamba y resistir en su tierra. De esta forma se produjo la batalla de Amiraya el 13 de agosto de 1811, en el cual el pequeño ejército cochabambino fue derrotado, por lo cual Rivero logro pactar con Goyeneche una entrada de éste a Cochabamba de forma pacífica, a lo cual, el jefe realista accedió e inmediatamente después de ingresar a la villa nombro a Allende como gobernador. Esto sin embargo, no extinguió el espíritu revolucionario del pueblo que después de que Goyeneche partiera rumbo a Potosí se produjo un nuevo levantamiento a la cabeza de Esteban Arce que destituyo al gobernador realista y se apresuró a formar un nuevo contingente armado para continuar la lucha[3].

WhatsApp Image 2020-05-27 at 00.25.35
Retrato de Juan Manuel Goyeneche Conde de Huaqui.

Una vez que Goyeneche se anoticio del nuevo levantamiento, mando un contingente de 2500 hombres a cargo de Lombrera, el cual derroto el nuevo alzamiento en la batalla de Pocona o Quehuiñal el 24 de mayo de 1812, dando paso a los realistas a la ciudad del valle. El avance de Goyeneche a Cochabamba fue muy distinto al de agosto de 1811, puesto que a medida que se acercaba a la ciudad causaba estragos en las poblaciones y casas de paso, quemando viviendas, asesinando a los hombres y dejando rienda suelta al pillaje y otros crímenes. Tal era la situación que dentro la ciudad cundió el pánico y la preocupación, a tal punto que el gobierno local intenta negociar nuevamente con Goyeneche una rendición, decisión que sin embargo no es aceptada por el pueblo, en especial por las mujeres, quienes están dispuestas a resistir antes de someterse al poder realista. Ante tal situación, las mujeres reunidas en la plaza exclaman valerosas que sí ya no había hombres para luchar, serían las mujeres quienes levantarían las armas. De esta manera, bien organizadas con unas cuantas armas, macanas, cuchillos y garrotes, esperaron al ejército de Goyeneche en la mañana del 27 de mayo[4].

WhatsApp Image 2020-05-27 at 00.28.25
Monumento dedicado a las Heroínas de la Coronilla ubicada en el centro del cerro de San Sebastián

Mujeres, niños, hombres y ancianos resisten ferozmente el cerco del ejército realista que debido a su superioridad numérica y armamentística logran derrotarlos y como una muestra de crueldad Goyeneche ordena eliminar a todos los insurrectos sin perdonar a nadie ni a mujeres y niños, con la consigna de que a los alzados se los debe exterminar. Dando el paso libre a que se saquearan las casa de la ciudad y cometer otra clase de crímenes. Nataniel Aguirre en su novela Juan de la Rosa, aproxima al lector por medio de su narrativa a como se fueron desarrollando los acontecimientos, desde madres que aferraban a sus hijos a su seno para protegerlos, los soldados realistas que sin contemplación no dudaban en pasar por las armas a las mujeres a quienes denigraban como brujas, otros que comenzaban el proceso de saqueo en la urbe sin respeto a nadie, asesinando a cualquiera a su paso e inclusive, entrando a iglesias pequeñas a sacar las piezas valiosas[5]. Al final de la jornada de combate, Goyeneche había demostrado una naturaleza extremadamente radical, una figura sin piedad a la hora de pacificar, tal como ocurrió en La Paz el año de 1809, a lo cual el autor Arnade señala: “Su expedición punitiva contra Cochabamba en 1812 donde Goyeneche aparentemente perdió su temperamento, había desacreditado su política de moderación”[6].

WhatsApp Image 2020-05-27 at 00.32.24
Pintura que conmemora la Batalla de la colina de San Sebastián

Sin duda alguna, el 27 de mayo de 1812 fue una jornada trágica, en la cual sin embargo resaltó, a pesar de lo ocurrido, el valor profundo de aquellas mujeres que sabiendo que iban a perder no dudaron en dar la vida por la causa de la «patria» como lo entendían, que a pesar de su posición como mujeres fueron las primeras en dar la cara por su tierra. Este sacrificio sin embargo no fue en vano, puesto que atraso el avance que pretendía realizar Goyeneche a las provincias del sur y permitió que el General Belgrano emprendiera el Éxodo Jujeño hasta replegarse a Tucumán, donde el 14 de Septiembre de 1812 derrotó al ejército realista evitando de esta manera la derrota de la revolución[7].

Por esta razón y en honor a aquellas mujeres cochabambinas que se inmolaron en la colina de San Sebastián, el 27 de mayo se rinde homenaje a ese ser que demostró fuerza y valor en tiempos de adversidad, sin importar su propia vida con el afán de defender a su hijo y sobre todo, luchar por ese pequeño pedazo de tierra que llamaban patria, no para ella, sino para el futuro de su descendencia. Esta es una de las características más bella de una mujer, quien está dispuesta a dar la vida por el bienestar de su familia y más. Es a este ser hermoso al que hoy se le debe rendir homenaje y recordar el valeroso sacrificio de las heroínas de la coronilla.

NOTAS

[1] JoséLuis Roca, Ni con Lima Ni con Buenos Aires. (La Paz: Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, 2017, pp. 270-275)

[2] JoséLuis Roca, Ni con Lima Ni con Buenos Aires. (La Paz: Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, 2017, p 288.)

[3] Enrique Rocha. Contribución a los Bicentenarios de Bolivia Cochabamba Santa Cruz Potosí. (La Paz: FUNDAPPAC, 2011, p. 25)

[4] Enrique Rocha. Contribución a los Bicentenarios de Bolivia Cochabamba Santa Cruz Potosí. (La Paz: FUNDAPPAC, 2011, pp. 27-28)

[5] Nataniel Aguirre. JUAN DE LA ROSA. (La Paz: Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, 2016, ver capítulo XX)

[6] Charles Arnade. La Dramática Insurgencia de Bolivia. (La Paz: JUVENTUD, 1993, P. 119)

[7] Eduardo Trigo. Tarija en la Independencia del Virreinato del Río de la Plata. (La Paz: Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, 2017, p. 144)

Referencias bibliográfica:

Aguirre, N. (2016). JUAN DE LA ROSA Memorias del Último Soldado de la Independencia. La Paz-Bolivia: Biblioteca del Bicentenario de Bolivia.

Arnade, C. (1993). La Dramática Insurgencia de Bolivia. La Paz-Bolivia: JUVENTUD.

Roca, J. (2017). NI CON LIMA NI CON BUENOS AIRES La Formación de un Estado Nacional en Charcas. La Paz-Bolivia: Biblioteca del Bicentenario deBolivia.

Rocha, E. (2011). CONTRIBUCIÓN HISTÓRICA A LOS BICENTENARIOS DE BOLIVIA: Cochabamba, Santa Cruz, Potosí Tomo II. La Paz-Bolivia: FUNDAPPAC.

Trigo, E. (2017). Tarija en la Independencia del Virreinato del Río de la Plata. La Paz-Bolivia: Biblioteca del Bicentenario de Bolivia.